Casa Madero

Casa Madero

La imagen clásica de un oasis lleno de vida en medio de un desierto existe, y se encuentra a tan sólo
ocho kilómetros del pueblo mágico de Parras, en Coahuila. Se trata de un lugar rebosante de verdor
y de historia, donde las temperaturas de hasta 30°C entibian los terruños donde crecen los viñedos
más antiguos de América, orgullosos representantes de la calidad obtenida con dedicación y pasión:
“Los de Casa Madero”.
La historia comenzó en 1568 con la siembra de las primeras vides en el continente, y fue en 1594
cuando se probó el primer vino mexicano, obra del conocimiento y dedicación de los jesuitas. Esto
dio paso al establecimiento de la Hacienda San Lorenzo, llamada en honor a su fundador Don
Lorenzo García, y que actualmente conocemos como Casa Madero.
El casco histórico se sigue usando actualmente, y recorrerlo es adentrarse en un mundo donde los
muros guardan las voces del pasado, y el aroma a historia inunda los rincones. Además de conocer
los viñedos y la hacienda, también está la opción de ampliar la experiencia hospedándose en ella,
bajo los techos de gruesas vigas de madera, testigos de que el trabajo bien hecho no sólo perdura en
el tiempo, sino que lo transforma.
Esta larga cosecha de éxitos, sabores memorables y aromas evocadores, han sido la fuente
renovadora de Casa Madero a lo largo de los siglos. En su nueva imagen capturan la pureza perenne
de la hacienda, las texturas de la tierra y los testimonios de su fundación extraídos del Libro de Las
Mercedes, el documento real por el que la Corona Española, en el año de 1597, autorizó
a Casa Madero su establecimiento como productor de uvas para la elaboración de vino y brandy.
A través de las generaciones, los vinos de Casa Madero nos conquistan con su romanticismo
histórico, un rico pasado que se manifiesta en un presente exitoso, colmado de importantes
reconocimientos y premios internacionales, como el de los Grandes Pagos de España. Este galardón
ha convertido a la bodega en el primer y único pago vitícola de América, forjado bajo el fruto del
esfuerzo y pasión. Grandes Pagos de España reúne fincas vitícolas de toda España que defienden y
propagan la cultura del vino de Pago, producido en un terruño específico, que en este caso fuera
Parras, Coahuila, y que refleja la personalidad inconfundible de su suelo, su subsuelo y su clima,
haciendo renacer el concepto ancestral del vino de calidad.

Idioma »