Bodegas Icaro

Bodegas Icaro

El vino es un elemento vivo, que lleva en sí mismo la fuerza de la vida y el carácter de su tierra. Es un intrincado juego de contrastes, de luz y de sombras, donde los aromas son trascendentales, porque en ellos cada año, la viña captura el tiempo, no solo en términos cronológicos, sino también geográficos y climáticos.

Es importante destacar que esta búsqueda de belleza de la viña, tiene un sentido funcional, es atracción para la reproducción; pero para nosotros es algo mas, es una reflexión sobre la vida y la gracia casi espiritual de la naturaleza.

El enólogo es el encargado de capturar esta belleza, de mantener el refinamiento y la fragilidad de los elementos mas sutiles y llevarlos al  vino, con nitidez y limpieza. Es una mezcla de científico-filósofo que jamás podrá entender a la perfección todas las variables, pero sus conocimientos y una constante capacidad de asombro y contemplación, lo guiaran en este mundo de impresiones abstractas.

Finalmente el fruto de este matrimonio Hombre-Viña es el Vino, este vino mágico que es capaz de transformar los elementos mas intangibles y efímeros del tiempo, en aromas, colores y texturas, de algún modo el vino se convierte en una escultura aromática tangible, sensible y real.

Esa es la búsqueda y sentido en nuestra Bodega, capturar el tiempo a través de vino, y a nuestro estilo enológico lo definimos como Enología Aromática.

Idioma »